Libros - DestacadosRecomendados

La caja de herramientas del joven investigador

joven investigadorTítulo: La caja de herramientas del joven investigador

Autores: Jocelyn Létourneau

Publicación: La Carreta Editores E.U.

Traductor: José Antonio Amaya

Descripción física: 268 p.

ISBN: 9589816714

Presentación:

Esta guía de iniciación al trabajo intelectual, bautizada de manera significativa con el título “La caja de herramientas del joven investigador”, se destina a todos los estudiantes que dan sus primeros pasos en el universo de la investigación profesional en la universidad o en el collège.

Esta guía se limita a la enseñanza de ciertos saberes prácticos elementales que debe conocer y dominar todo estudiante que frecuente los medios de la educación superior o bien los de la investigación organizada. En ella no se exponen los métodos propios de las ciencias humanas ni los de las ciencias sociales. Tampoco se propone en sus páginas una reflexión epistemológica sobre los modos de producción del saber científico. La ambición de la obra consiste más bien en ofrecerle al estudiante algunos medios para que adquiera una educación científica y el hábito de la investigación profesional. Este objetivo no implica que el autor y sus colaboradores rechacen formas de saber por fuera de la ciencia, muy por el contrario. Tampoco supone que adhieran al principio por completo contestable que asegura que solo la formación científica es la garantía de una objetividad de las prácticas asociadas con la producción de conocimiento. Aquí se reconoce simplemente que el saber fundado sobre procedimientos metódicos y asociado con las convenciones de uso es un saber válido, que puede permitirle a la comunidad de hombres y mujeres de nuestro tiempo beneficiarse con una mejor comprensión de su pasado y de su presente.

Esta guía no fue concebida in abstracto. Se apoya en experiencias de enseñanza que han tenido lugar a lo largo de varios años. Más importante quizá, es que ha sido concebida a partir de las preocupaciones, de las limitaciones y de los problemas que suelen experimentar los estudiantes durante sus aprendizajes. Es lo que le imprime su originalidad; es también lo que le fija unos límites. En efecto, esta guía no es un tratado en que se establecen principios universales de método. Es ante todo una caja de herramientas de la cual se pueden extraer ideas, elementos de método, técnicas, medios, o habilidades de carácter operativo, para desarrollar con éxito ciertos ejercicios que suelen ser los más solicitados por los profesores a los estudiantes en ciencias humanas, en ciencias sociales, en ciencias de la gestión, en derecho … , e incluso en ciencias naturales.

Si se consulta la tabla de contenido, se verá que la guía comprende catorce capítulos y dos apéndices. El contenido de estos capítulos y apéndices responde con suficiencia a los objetivos de formación intelectual que se buscan en los primeros años de la universidad, en la mayor parte de los establecimientos educativos y programas respectivos. En estas condiciones, se puede decir que los ejercicios de aprendizaje que integran el contenido de esta guía se parecen a los procedimientos intelectuales que desarrolla el estudiante inscrito en los ciclos superiores de estudio.

Grosso modo, cuatro objetivos generales han inspirado nuestro proyecto:

  • en primer lugar, preparar una guía esencialmente práctica, inscrita en una dinámica de aprendizaje tan pedagógica y didáctica como ha sido posible;
  • en segundo lugar, adaptar el contenido de la guía a las tendencias actuales de la investigación;
  • en tercer lugar, redactar una obra con objetivos exigentes de aprendizaje;
  • en cuarto lugar, diseñar la guía de manera que pueda ser utilizada por estudiantes inscritos en diferentes disciplinas.

A continuación, se considerarán los efectos que ha producido la prosecución de estos objetivos generales tanto sobre el fondo como sobre la forma de la obra.

  1. Una guía esencialmente práctica

El objetivo de hacer de esta guía un apoyo esencialmente práctico del aprendizaje se concretó de tres maneras por lo relativo al método observado:

  • la deconstrucción de los procedimientos propuestos en secuencias lógicas y progresivas;
  • la preparación de textos explicativos y esquemas;
  • la incorporación de ejemplos. Este plan se sigue en la mayoría de los capítulos de la guía. Como es evidente, esta preocupación pedagógica y didáctica explica la extensión de la obra. Creemos sin embargo que la minucia empleada en la descripción de los procedimientos sugeridos se justifica a plenitud. Diversas experiencias de enseñanza nos han mostrado que, cuando sale del aula de clase, el estudiante, también llamado en estas páginas “joven investigador”, se siente con frecuencia abrumado ante la abundancia de elementos de explicación que le ha brindado el profesor. En estas condiciones, se encontró que podía ser muy útil e incluso ayudar a consolidar la confianza del estudiante en sí mismo, recurrir a diferentes obras de referencia para afinar y fortalecer sus procedimientos y elecciones y, en esta medida, favorecer el desarrollo de su autonomía. En cierto sentido, la utilidad de esta guía radica en que desempeña de modo simultáneo el papel de obra de consulta y apoyo de trabajo, bien sea que el estudiante se halle inscrito en un marco definido de aprendizaje, bien sea que se desempeñe como autodidacta.
  1. Una guía que considera las tendencias actuales de la investigación

Entre las tareas intelectuales inscritas en el programa de todo joven investigador figuran, entre las más urgentes, el uso de fuentes no convencionales de información, la lectura e interpretación de cuadros estadísticos y de mapas históricos, el desarrollo de investigaciones con la colaboración de personas entrevistadas, la adquisición de hábitos propios de los procedimientos interdisciplinarios.

El objetivo tendiente a asociar el contenido de la guía con el de algunas tendencias más destacadas de la investigación actual se tradujo en la incorporación al texto de seis ejercicios de aprendizaje específicos, a saber:

  • cómo analizar un documento iconográfico (capítulo 4);
  • cómo analizar un objeto (capítulo 5);
  • cómo analizar y comentar un mapa antiguo (capítulo 6);
  • cómo entender y utilizar un cuadro estadístico (capítulo 7);
  • cómo utilizar un documento autobiográfico en una investigación (capítulo 8);
  • cómo adelantar una investigación mediante entrevistas (capítulo 9).

Como es apenas natural, la información que figura en cada uno de estos capítulos reenvía a saberes prácticos, a métodos y a prescripciones de carácter elemental. Nadie pretende que alguien se vuelva un analista de datos cuantitativos de la noche a la mañana, ni que uno pueda meterse a utilizar mapas antiguos o autobiografías sin un conocimiento profundo de las particularidades y sorpresas que suelen reservar estos documentos. Sin embargo, consideramos que durante su aprendizaje el joven investigador debe ser formado en las diversas maneras de producir y trasmitir el saber, y conducido a experimentar con estas maneras, aunque solo sea de manera limitada. Este propósito ha inspirado la preparación de estos seis capítulos.

El segundo aspecto sobre el cual quisiéramos insistir se relaciona con la pluralidad y complementariedad de los saberes prácticos que aquí se exponen. La primera parte de la guía es especialmente rica desde este punto de vista puesto que en ella se proponen ejercicios de aprendizaje que pueden interesar en diverso grado a historiadores, geógrafos, sociólogos, antropólogos e historiadores de arte. Por ello creemos en la pertinencia de enseñar esta pluralidad y complementariedad de los saberes prácticos; el hecho de que estos saberes sean presentados unos al lado de otros en una misma obra brinda la posibilidad de suscitar interés por los procedimientos interdisciplinarios. Con frecuencia, uno puede abrirse a la riqueza de la aproximación interdisciplinaria, realizando ciertos aprendizajes fundamentales asociados con las disciplinas vecinas; de esta manera se enriquecen los procedimientos científicos de la propia disciplina.

  1. Una guía con objetivos de aprendizaje exigentes

Se espera que esta guía sea útil sobre todo para los estudiantes que desean iniciarse en los procedimientos profesionales. Estos procedimientos están lejos de ser fáciles; es indudable que su dominio exige tiempo, mucho trabajo y ambición.

Por este motivo no hemos tolerado ninguna concesión. Con los procedimientos propuestos, los métodos descritos y los secretos comunicados no hemos busca[1]do, ni mucho menos, simplificar el aprendizaje. El objetivo deliberado que siempre nos ha guiado es el de hacer posible el dominio profesional de unos saberes. De hecho, a la hora de definir los objetivos específicos de aprendizaje de cada uno de los capítulos, hemos sido tan exigentes como nos ha sido posible. No hemos ahorrado ningún esfuerzo para precisar las rutas, para descomponer los procedimientos y para considerar las etapas en toda su complejidad. En efecto, creemos que la excelencia debe proponerse para el aprendizaje universitario, que es con frecuencia la última etapa en la formación intelectual de miles de individuos. Este objetivo se justifica hasta parecer evidente en la presente coyuntura. En efecto, la competencia que atraviesa los medios laborales contribuye a renovar las normas del esfuerzo y la eficacia. La búsqueda de criterios de excelencia ha orientado nuestras opciones durante la preparación de los capítulos de esta guía.

  1. Una guía destinada a los estudiantes de diferentes disciplinas

Los ejercicios de aprendizaje que figuran en el contenido de esta guía han sido concebidos de modo que puedan ser aprovechados por estudiantes de distintas disciplinas y diferentes orientaciones científicas. Por fuerza de necesidad, todo joven investigador, sea que se especialice en literatura, sociología, administración, física, medicina o ingeniería, debe saber preparar un informe crítico de lectura, analizar y contextualizar un testimonio escrito, leer y analizar un cuadro estadístico, saber documentarse en la era electrónica, saber definir un tema de investigación, saber comunicar el pensamiento.

De hecho, antes, mucho antes de encontrar en una disciplina particular su fuente, unidad y pertinencia, esta guía las descubre en catorce actividades de aprendizaje a las cuales se halla habitualmente sometido el estudiante.

Presentación tomada del libro.

Lee aquí la guía completa